No existen grandes talentos sin gran voluntad. Balzac.

Es tiempo de dificultades. Cierto, pero hay algo que no debemos olvidar y en estos momentos, si cave, aún menos: las crisis son oportunidades maravillosas para crecer y experimentar toda la fuerza que llevamos en el interior.

Podemos afrontar de diferentes maneras situaciones que hemos de superar; la elección es posible, y la actitud es fundamental. Habitualmente olvidamos la fuerza que llevamos en nuestro ser; pensamos en las adversidades como fatalidades que el destino presenta para amargarnos la existencia. No siempre es así.

La esperanza es esencial para poder estar en sintonía con la vida, con las vivencias del día a día, con las diferentes pruebas que deberemos sortear a lo largo de nuestra dilatada vida. Sin esperanza casi nada es posible. Esperanza para mejorar; esperanza para desarrollar nuevas posibilidades; esperanza para sentir que es posible cambiar, transformarnos en otro ser con mayor calidad humana. Esperanza. Si, esperanza.

Frente a la crisis, a esta crisis que nos viene impuesta desde el exterior, nada mejor que la fuerza interior; la calidad de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones nos ayudarán a levantar un auténtico castillo que será inexpugnable ante las adversidades de una coyuntura internacional que pretende asfixiarnos en una cadena de sinsentidos y despropósitos. Ante la crisis material…fortaleza espiritual. Frente a la crisis de bienes de consumo…nivel de consciencia. ¿Para olvidar a la tragedia y que la vida se regenere con generosidad y esplendor? Sana actitud y paz interior.

Cuando existe crisis de valores se plantean situaciones complicadas. En estos precisos instantes, a nivel global del planeta hay una crisis generalizada de consciencia, de evolución y salto cualitativo importante. ¿Estamos dispuestos a realizarlo? ¿Somos conscientes de ello? Es cierto
que el miedo es un arma letal si no sabemos manejarlo con sentido de utilidad. En estos momentos el miedo hace acto de presencia a nivel colectivo. Situaciones de pánico pueden ser promovidas desde estratos ajenos a nuestro discernimiento. ¡Hay que estar despiertos y tener nuestras defensas pletóricas de energía y vitalidad!

En estos tiempos tecnológicos que vivimos, hemos desarrollado la siguiente ecuación que puede ayudarnos a comprender (es esencial que comprendamos la naturaleza de los fenómenos) la situación, y lo que es más importante, a vencer el fatalismo del caos al que ciertos sectores pretender llevarnos:

CRISIS = TRANSFORMACION = RENACIMIENTO

Cada momento es único. Vivir es algo maravilloso. Sentir la frescura de un nuevo día que baña con su radiante y poderosa vitalidad nuestro rostro. Experimentar que la calidad de vida y el bienestar emocional es posible…es Espiritualidad, la mejor terapia para alejar y vencer a cualquier tipo de crisis.

La CONEXIÓN ESPIRITUAL con la Esencia de la Vida nos va a posibilitar todas las claves del despertar de la consciencia, más allá de lo físico, psíquico y emocional.

Es preciso crear un espacio para la calma, el sosiego y la armonía interior; donde logremos detener el tiempo, no exista el miedo, ni las preocupaciones vitales, ni ataduras que nos impiden crecer y ser felices en nuestro día a día. Vivir el presente…desde el presente. Así lograremos una auténtica liberación…en tiempo presente. Hay que recordar que el arte de ser feliz y la prosperidad son realidades que podemos construir, no meras quimeras o fantasías de nuestra mente o situaciones externas.

Es preciso SENTIR Y SER.

Mediante la Práctica del Silencio Interior podemos escuchar la Voz de la Esencia (del Alma) que se manifiesta, y lograr una conexión con nuestro bienestar emocional. Mediante la práctica de la Meditación Espiritual eliminaremos culpas que pueden estar ancladas desde antes, incluso, de nuestro nacimiento. La Espiritualidad no es Religión, aunque durante tantos siglos se intentara unir lo que no es de naturaleza afín. La Espiritualidad es auténtica, verdadera y eficaz fuente de crecimiento, autoestima y realización personal…más allá de ideologías, credos o morales partidistas. La apuesta consiste en ser uno mismo, desarrollarnos y crecer personalmente, obviando tanto fatalismo que parece querer abocarnos a un sinsentido. Siempre hay tiempo para la Esperanza…ahora mismo, en este instante.

Como bien sabes, el Ser Humano tiene necesidades. Necesidades que deben ser cubiertas día a día. La necesidad de alimentarse, la necesidad de vestirse, de tener un techo… necesidades biológicas, relacionadas con la supervivencia y que son esenciales a nuestra especie. Además, existen otras realidades que poseen similar importancia a las anteriores y que, generalmente, solemos prestarles menor importancia: el bienestar emocional (pensamientos, sentimientos, emociones…) que es sinónimo de salud integral. Todo lo anterior, sumado, equivaldría a disfrutar de una calidad de vida correcta, adecuada y equilibrada. ¿No es así? ¿Sería suficiente?

El Ser Humano es un ser complejo, en permanente estado de movimiento y cambio. La realidad racional no es tan simple como aparentemente se presenta. Sentir y experimentar es una constante a nuestra especie. Sólo tiene sentido emplear el concepto conciencia si lo referimos al conocimiento externo e interno (importante que recordemos esto último) de la realidad circundante al Ser Humano.

La CONEXIÓN ESPIRITUAL es un método de conocimiento, un camino de recorrido y experiencia y un desarrollo y crecimiento personal. Por fortuna para nosotros, tenemos muchas claves de conocimiento y sabiduría que podemos emplear en estos momentos de crisis. Si, una crisis que es reflejo interior que se manifiesta en el exterior; hay que vivir respetando el entorno, el planeta, Gaia, nuestra madre. Posibilitando el correcto uso de las materias primas; siendo conscientes de la verdadera fuerza interior.

La ignorancia no es otro cosa que falta de conocimiento; cuando tenemos auténtico conocimiento, poseemos las llaves de la liberación del miedo, ofuscación, dolor y sufrimiento que nos perturban e impiden desarrollarnos, apresándonos con las gruesas cadenas de lo perecedero, temporal y finito de la vida. Una vez más, recordemos las palabras de Siddharta Gautama, el Buda:

“Todos los estados perjudiciales tienen sus raíces en la ignorancia y convergen en la ignorancia; al abolir la ignorancia, todos los demás estados perjudiciales serán también abolidos”

Desde nuestras capacidades espirituales podemos romper esas cadenas de lo cotidiano y existencial, de lo efímero y minúsculo que nos separa de la realidad plena de nuestro ser. Nuestra consciencia es una herramienta maravillosa que nos permite crecer, ampliando y expandiendo los límites espacio-temporales, para conectar con la esencia que llevamos en lo más profundo de nuestro interior.

Vivir… ¿y la muerte? Lo dejamos para una próxima entrada. 

Escribíamos que siempre hay tiempo para la esperanza…de mejorar, de sentirnos más auténticos y con mayor capacidad de comprensión. Desde la consciencia, que es autodesarrollo personal, vivencia del camino y experiencia cotidiana de lo próximo y lejano. Todos podemos…si queremos al menos intentarlo. Hay que estar abiertos a la vida, con la inteligencia necesaria para poder despertar ante la situación actual que nos plantean y que, desde luego, no es irreversible.

Para finalizar, citar las certeras palabras de K. Gibran: ”Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes”.

RETÉN EN TU MENTE:

Donde hay un hombre que piensa sobre un objeto inquiriendo su naturaleza, sus causas, sus relaciones, su origen, su fin, allí hay un filósofo. Jaime Balmes.

PARA TU BIENESTAR

CRISIS = TRANSFORMACION = RENACIMIENTO Es preciso SENTIR Y SER

REGLAS DE ORO:

Ante la crisis material…fortaleza espiritual.

Desarrolla tu nivel de conciencia.

CRISIS=TRANSFORMACION=RENACIMINETO.

Siempre hay tiempo para la esperanza.